Restaurar es más que darle vida al pasado, es preservar la memoria en el presente y mantener el patrimonio para el futuro

jueves, 5 de abril de 2012

04-04-2012 / 14:40 h EFE
Los dos volúmenes del siglo XVI que fueron robados en 2009 de la Biblioteca Pública de Soria, después de que le arrancaran algunas de sus páginas, que contenían principalmente mapas América, han regresado a su lugar de origen totalmente rehabilitados.
Estas obras han sido reparadas en el Centro de Restauración de Bienes Culturales de Simancas (Valladolid), según ha explicado hoy en Soria el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en esta provincia, Manuel López, que ha destacado el gran valor histórico de estos libros de contenido geográfico.
Una de las obras dañadas y que podrán ser consultadas ya los próximos días es "Geographicae Enarratinonis libri octo Argentoragi por Iohannes Grieningerus y Iohannis Koberger", de Claudio Ptolomeo, un texto clásico realizado en la época del Renacimiento (1525), cuando los estudios de geografía tenían una gran importancia para las expediciones y descubrimientos de América.
Este libro, según ha destacado Teresa Lafuente, directora de la Biblioteca Pública de Soria, tiene una gran riqueza tipográfica y los mapas están impresos con las planchas que se utilizaron en la primera edición de 1522.
La segunda obra restaurada es el volumen recopilatorio de tres obras de Abraham Ortelius, "Theatrum Orbis Terrarum", "Parergon sive veteris geographiae aliquot tabulae" y "Nomenclator Ptolemaicus", fechado en Amberes (Bélgica) entre los años 1598 a 1603.
El daño principal que habían sufrido las obras tras el robo fue la mutilación con un instrumento cortante en la zona de unión a la costura, de tres de las cincuenta láminas hasta entonces conservadas en el ejemplar de Ptolomeo y de dieciséis de las 138 láminas que mantenía el volumen de Ortelius.
En el tratamiento, según ha explicado Lafuente, se ha intentado conservar al máximo todos los elementos originales de los libros, sustituyendo o reproduciendo algunos de ellos.
El expolio se cometió el 30 de julio de 2009 en la Biblioteca soriana y el ladrón fue detenido el 11 de agosto en el Archivo General de Navarra, en Pamplona.
La Biblioteca Nacional valoró los dos libros expoliados en la Biblioteca Pública de Soria en 105.000 euros.
El ladrón, según ha recordado Lafuente, se hizo pasar por investigador en el verano de 2009 para expoliar varios mapas, sobre todo los de América, "que era los que más le interesaban".
Solt Vame, que se identificó con el nombre falso de Antón Ziska, ya había robado en las bibliotecas de Logroño, Toledo y El Escorial y se disponía, tras ser detenido en Pamplona días después de robar en Soria, "a seguir su ruta no sólo por España sino a Portugal e Italia", según ha explicado.
El ladrón, de nacionalidad húngara, también había realizado expolios en la biblioteca de Valladolid y en la Universidad de Salamanca.
A raíz de este incidente, las bibliotecas y centros de investigación españoles pusieron en marcha una serie de medidas para evitar hechos semejantes, como la instalación de cámaras de seguridad.
Lafuente ha subrayado la labor realizada por el Centro de Restauración de Bienes Culturas de Simancas porque no sólo ha incorporado los mapas robados a los volúmenes sino que también ha realizado una labor de restauración en la encuadernación y el tratamiento del papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario