Restaurar es más que darle vida al pasado, es preservar la memoria en el presente y mantener el patrimonio para el futuro

martes, 31 de julio de 2012

En Antioquia se tejen hilos patrimoniales - El Colombiano

En Antioquia se tejen hilos patrimoniales - El Colombiano


Vida y cultura

  • Medellín, 31 de julio de 2012
Facebook Twitter Youtube Flickr Google+
    En Antioquia se tejen hilos patrimoniales
    FOTOS DONALDO ZULUAGA
    • Aumentar texto
    •  
    • Disminuir texto
    •  
    • Versión imprimible
    •  
    • Enviar a un amigo

    En Antioquia se tejen hilos patrimoniales

    La técnica de la filigrana es parte de la riqueza patrimonial de Santa Fe de Antioquia. Ahora hay una ruta para conocerla.
    Por LILLIANA VÉLEZ DE RESTREPO | Publicado el 31 de julio de 2012
    A ochenta kilómetros al noroeste de Medellín sobrevive una de las más bellas tradiciones artesanales del país.

    Se trata del trabajo en filigrana, una técnica orfebre que consiste en fabricar finísimos hilos con un metal precioso, generalmente oro o plata, y con ellos hacer trabajos delicados en joyería, y que en Santa Fe de Antioquia se ha conservado gracias al paso de los conocimientos de generación en generación.

    Tierra minera por excelencia, el trabajo del oro en joyería se remonta en Santa Fe de Antioquia a la época de los indígenas, antes de la Colonia. 

    La filigrana, propiamente dicha, llegó procedente de Mompox y gracias al ingenio de los orfebres antioqueños se afianzó y logró una identidad propia que la caracteriza. Quizás la característica más sobresaliente de la filigrana antioqueña es la famosa bola tejida. 

    “Fue un campesino amante de adornar los cabestros de su caballo con nudos quien pidió que le hicieran un tejido especial, el que hoy nos caracteriza”, cuenta José Hildebrando Rivera, con 20 años de experiencia en la orfebrería, en la Joyería Colonial.

    Explica entonces que se trata de ocho nudos que se repiten y van formando una bola tejida como una trenza que luego transforman en anillos, pulseras, collares y gargantillas. 

    Esta antigua tradición, que más debería llamarse el arte de la paciencia y la precisión, es el resultado de la destreza y el ingenio de los orfebres, quienes con pequeñas herramientas introducen formas y decoraciones en espacios casi milimétricos, como las libélulas que haceAlexánder Carvajal, tecnólogo en diseño gráfico, quien prefirió dejar de lado la moda y la publicidad para retomar una “herencia” tradicional, en la sede de la Organización de Orfebres de Antioquia (Orfoa).

    En total son siete las joyerías que en Santa Fe de Antioquia se especializan en filigrana, una técnica que llegó al país primero por Mompox, Bolívar; luego pasó a la Ciudad Madre y se extendió posteriormente a Barbacoas y Guapi, ricas poblaciones en oro.

    Oro verdeOtro de los valores agregados de estas piezas únicas hechas en filigrana es que la materia prima, en el caso del oro, es extraída de forma artesanal.

    Alfonso Mejía es uno de los 2.000 barequeros que, a orillas de los afluentes del río Cauca, extrae oro con su tradicional batea, sin el uso de químicos, lo que lo convierte en oro verde porque es un proceso no contaminante.

    “Vengo todos los días y proceso el oro en este jaguero (especie de totumita), donde termino de sacarle la jagua (el hierro) hasta que queda el oro de alta pureza”, precisa don Alfonso. 

    Este oro, de 900 a 910 milésimas de Ley, es el que él y los demás barequeros expenden con la antigua medida de tomín, equivalente a dos reales y menos de un gramo.

    Por fortuna la Gobernación de Antioquia busca rescatar, a través de la nueva Ruta de la Filigrana que lanzó la semana pasada, una de las grandes tradiciones de este pueblo patrimonial que les permitirá a los turistas conocer de primera mano.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario